Febrero 2015 - Taiwan


Taiwán es una isla que se encuentra junto a la costa sureste de Asia continental, en el extremo occidental del Océano Pacífico. Al norte está Japón y al sur Filipinas. Gracias a las numerosas compañías aéreas que vuelan a la isla, Taiwán es un destino de viajes fácilmente accesible.

Taiwán se llamó anteriormente "Formosa", que significa "hermosa", un nombre que la dieron los exploradores portugueses en el siglo XVI a su paso por la isla de camino a Japón. A pesar de las influencias coloniales chinas, japonesas y holandesas, esta isla con forma de boniato ha luchado para expresar su independencia cultural, económica y política. Hoy en día, las fuertes culturas juveniles, junto con las influencias de más de una docena de tribus aborígenes, han creado un dinámico aire de auto-redescubrimiento. Continúa leyendo y descubrirás las muchas razones por las que un viaje a esta magnífica isla de Taiwán te proporcionará una inolvidable experiencia cultural.

Taipei, la capital de Taiwán, ha cambiado drásticamente desde los años 70. Hoy en día, es una dinámica, moderna e internacional metrópolis con rascacielos, modernos complejos de viviendas y centros comerciales con inspiración arquitectónica, así como centros culturales, como es “Taipéi 101”, uno de los edificios más altos del mundo, El Museo National Palace y el Auditorio Conmemorativo C.K.S.

Fuera de la ciudad de Taipéi, las campiñas están repletas de una increíble variedad de atractivos y dramáticos paisajes. En un corto periodo de tiempo, se puede pasar de playas tropicales a espectaculares carreteras que discurren por acantilados bordeando el mar y de imponentes montañas envueltas en niebla a cálidos manantiales termales y tranquilos lagos que tranquilizan el ánimo.

Si tienes tiempo de explorar fuera de Taipéi, dirígete al Desfiladero de Taroko. Uno de los siete parques nacionales de Taiwán, el Desfiladero de Taroko y las zonas de sus alrededores, son muy conocidos por su abundante suministro de mármol, lo que llevó a darlo el apodo de "El Desfiladero de Mármol". Las paredes de mármol del desfiladero dominan desde arriba los alrededores y abajo se puede ver el torrente de aguas rápidas del río. Podrás descubrir huellas de manos humanas, puentes de arcos rojos que se arquean sobre los arroyos de debajo, y cascadas y pagodas, adonde se puede llegar por los numerosos caminos de senderismo que existen. Incluso los caracteres chinos escritos en un distante acantilado encajan, caracteres que parecen Bellas Artes.

Si quieres relajarte a orillas del Pacífico, visita Kending, que está en la costa sur de la isla. Alójate en el albergue juvenil Pingtung y verás las palmeras meciéndose desde tu balcón, sombrillas de paja y una enorme y tentadora piscina. Kending ofrece la serenidad del parque nacional que está en los alrededores (Parque Nacional Kending), con sus bellas mariposas en verano, un magnífico e histórico faro y playas tanto ruidosas como tranquilas.

En lo que respecta a la cultura, los “farolillos que se elevan hacia el cielo en el norte” y las “colmenas de cohetes en el sur” son frases muy conocidas que cuentan el significado de los tradicionales festivales de Taiwán. En Pingxi, una ciudad que está al nordeste, se sueltan miles de farolillos como ofrenda para traer prosperidad y paz. Según se van elevando lentamente los faroles hacia el cielo, siempre hay ahí miles de visitantes que no se quieren perder esta magnífica e impresionante estampa.

Uno de los atractivos más irresistibles de Taiwán ha sido su tierra fértil, que producía abundantes alimentos y, en tiempos más recientes, té de talla mundial. La productividad de los alimentos, que se disfrutan en diversos estilos culinarios, es una fuente de orgullo para los taiwaneses además de un gran incentivo para los hambrientos visitantes. Ven a Taiwán a experimentar todo esto por ti mismo. Consulta nuestros albergues HI de Taiwán y “Discover the real hostel experience.”

Mi Pedido

Carro vacío